Tratamientos médicos para la pérdida del cabello

Los tratamientos tópicos, el uso de fármacos orales o inyectados y la cirugía capilar, suelen ser los métodos que los especialistas recomiendan para combatir la alopecia. Para determinar cuál de ellos será efectivo, el médico requerirá de la historia clínica y un examen físico del cuero cabelludo para determinar la causa de la caída del pelo. En casos muy específicos se requieren exámenes de sangre, biopsia de piel o la observación microscópica de alguna hebra.

Añádanos a su red social para mantenerse al día con nuestros consejos de salud:

A diferencia de los tratamientos naturales o remedios caseros contra la calvicie, las opciones que presentamos a continuación suelen contar con estudios científicos que evidencian algún tipo de efecto positivo para combatir la caída capilar.

Medicamentos contra la caída del pelo

Hombre calvo sube al autobus

Fármacos orales

La Finasterida (Propecia) pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de la reductasa 5-alfa, los cuales en dosis bloquean la producción de una hormona que hace que la próstata aumente de tamaño. En dosis menores, sus comprimidos se implementan para engrosar los cabellos existentes y ralentizar su caída. Puede usarse solo en hombres. Tenemos un artículo sobre diferencias entre Finasterida, Minoxidil y Ketoconazol.

Los Antiandrogénicos suelen ser la alternativa oral para las mujeres con caída pronunciada de cabello, especialmente cuando está vinculada a un trastorno. La sustancia más común es la Espironolactona (Aldactone) que hace más lenta la caída en caso de hirsutismo. También los anticonceptivos orales o terapias con estrógenos pueden ser útiles en caso de presentar problemas hormonales. Estas sustancias están contraindicadas en mujeres embarazadas.

Los Corticoides, como la cortisona, es otra modalidad oral que puede producir recrecimiento del pelo en algunos pacientes. El principal problema de los corticoides es que deben tomarse por un largo período para ver resultados y su  efecto termina apenas se suspende el tratamiento. Además debe sopesarse sus efectos secundarios.

Tratamientos tópicos

El Minoxidil (Rogaine) es uno de los medicamentos aprobados por la agencia del gobierno estadounidense encargada de regular lo relacionado con el ámbito sanitario (la FDA o Food and Drug Administration). Este fármaco, indicado para desacelerar la alopecia y estimular el crecimiento capilar, no suele funcionar en áreas de total calvicie, sino más bien donde haya pequeños vellos. No se tiene del todo claro su forma de acción, pero se cree que aumenta la circulación capilar, lo que ayuda al funcionamiento correcto del folículo piloso.

Los Antimicóticos son indicados cuando existe una infección micótica u hongo en el cuero cabelludo, lo cual puede ser relativamente común en niños. Los productos más utilizados suelen contener Ketoconazol (Nizoral).

Medicamentos inyectados

Las Inyecciones Intralesionales de cortisona se aplican mensualmente dentro de las placas de calva, pero no previene la caída en zonas que no se hayan inyectado.

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es una opción cuya efectividad no está comprobada, ya que existen resultados contradictorios en los estudios realizados. Los que indican resultados positivos aseguran que la densidad del cabello aumenta. Consiste en extraer sangre del paciente mediante un proceso estéril y luego de un proceso de centrifugación de 10 minutos aproximadamente, se inyecta con microaplicaciones directas en las áreas afectadas. El plasma contiene proteínas del mismo paciente que activan los folículos pilosos y frenan la caída. El tratamiento requiere de dos a cuatro sesiones cada cuatro semanas.

Las Células Madre es una alternativa que aún está en fase de desarrollo, y aunque no ha presentado efectos secundarios los resultados preliminares no están del todo claros, pues la mayoría de los estudios han sido en animales. El tratamiento podría ser similar a una mesoterapia. Se tomaría parte del cuero cabelludo sana, se aislarían las células conocidas como CSC y se inyecta bajo la piel. Esto permitiría regenerar lo folículos capilares y sería menos limitado que la aplicación del trasplante de pelo, pues con apenas pocos vellos sería suficiente.

Otros tratamientos para la calvicie

PUVA

Supone la exposición de la zona afectada a luz ultravioleta de longitud de onda larga (UVA), luego de ingerir o aplicar localmente un fármaco fotosensible llamado psoraleno. Requiere ser aplicado de 2 a 5 veces por semana durante varios meses.

Cirugía

Suele ser la última fase del tratamiento médico, no solo por sus elevados costos, sino porque no todas las personas son candidatas para esta técnica. La edad, el sexo, el tipo de cabello y qué tan extensa sea la pérdida de cabello, son elementos a tomar en cuenta para su realización. Las alternativas quirúrgicas suponen extraer una tira de piel de la parte posterior de la cabeza para obtener sus unidades foliculares o el método FUE (por sus siglas en inglés Folicular Unit Extraction) que consiste en extraer individualmente los folículos e insertarlos en la zona despoblada.

Tratamiento psicológico

En los casos de tricotilomanía, patología que consiste en arrancarse de manera nerviosa las hebras capilares, es necesario que el paciente visite un psicoterapeuta, quien puede llegar a administrar psicotrópicos que controlen este tipo de desorden psicológico. También suele ser importante este tipo de tratamiento cuando existen casos de bulimia y anorexia, en los cuales las restricciones dietéticas influyen en la desaparición del cabello.

Publicaciones relacionadas
Cómo evitar la caída de cabello con ingredientes naturales
Pareja en el parque
5 ejercicios para vencer la eyaculación precoz
Cómo recuperar el deseo sexual en los hombres
agua y escalera
10 soluciones sencillas para curar la eyaculación precoz