La calvicie bajo la lupa: ¿Por qué se nos cae el pelo?

Es normal que perdamos unos 100 cabellos al día de los 100.000 que suele tener el cuero cabelludo. Cerca del 90% de nuestra cabellera crece al mismo tiempo y luego de 3 o 4 meses el 10% que estaba en descanso, se cae para renovarse. Este ciclo normal de crecimiento-caída suele estar alterado en algunos hombres, mujeres y niños, quienes entonces presentan una caída excesiva.

Añádanos a su red social para mantenerse al día con nuestros consejos de salud:

En los hombres esta pérdida anormal de cabello también suele denominarse alopecia androgenética la cual se caracteriza por provocar la formación de entradas y calvicie en la parte superior de la cabeza. A diferencia de esta calvicie de patrón masculino, existe la de patrón femenino en la que la separación de las hebras es mayor de la normal.

7 Causas más comunes de la pérdida de cabello

Variadas son las causas de la pérdida de pelo, pero es importante determinarlas antes de implementar algún tratamiento médico contra la alopecia. Entre las principales razones de la pérdida capilar encontramos la edad, la herencia, el estrés físico o emocional, los problemas hormonales, algunos medicamentos y determinadas enfermedades.

Más años, más caída

Hombres de edad sentados

Es una condición natural que gradualmente las hebras se vuelvan más delgadas con la edad. A partir de los 50 años el porcentaje de cabello que está en la fase de descanso es mayor, además la permanencia capilar se vuelve menor en cantidad y en tiempo.

Herencia

La causa hereditaria suele ser más frecuente en hombres y se puede identificar por la pérdida de cabello antes de los 40 años. En este tipo de calvicie los genes afectarían la forma en que crecen las hebras, pues produce una sensibilidad aumentada a los andrógenos, una clase de hormonas entre las que se incluye la testosterona. Esta predisposición hace que se reduzcan los folículos pilosos, que son las cavidades de la piel donde nace el pelo, causando que este sea más delgado y débil.

Vida bajo estrés

Hombre en una oficina hablando por teléfono

La pérdida producida por el estrés físico o emocional se le conoce también como efluvio telógeno y suele producirse en las actividades de cuidado diario del cabello como al momento de aplicar champú o peinarse. Los factores detonantes de este tipo de caída capilar suelen ser una enfermedad grave, dietas drásticas bajas en proteínas o vitaminas, algún episodio de estrés emocional intenso como por ejemplo la pérdida de trabajo, el divorcio o la pérdida de un ser querido. Entre otros trastornos el estrés puede causar disfunción eréctil.

Alteraciones hormonales

Otro factor por el cual puede verse afectada nuestra cabellera es el hormonal. En el caso de las mujeres, durante el embarazo y parto suelen presentar una serie de alteraciones en sus niveles regulares de hormonas, los cuales ocasionan una caída de cabello más pronunciada de la normal. Los desequilibrios en la glándula de la tiroides, la cual puede ser hiperactiva o hipoactiva, es otro ejemplo de este tipo que puede ocasionar la pérdida capilar.

Fármacos

Tabletas en la mano

También algunos medicamentos pueden ser los causantes de la alopecia, tal como retinoides, pastillas anticonceptivas, betabloqueadores, ciertos antidepresivos, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs como el ibuprofeno, el acetaminofeno o el diclofenaco) y bloqueadores de los canales del calcio. Este tipo de caída del cabello suele mejorarse cuando se suspende el medicamento.

Patologías diversas

Finalmente el presentar alguna enfermedad subyacente puede ser otra razón de una acentuada reducción de la cabellera. Tal es el caso de personas que sufren de cáncer, diabetes, anemia, trastornos autoinmunitarios como lupus, enfermedades infecciosas como sífilis o trastornos alimenticios como bulimia y anorexia. Determinadas infecciones como las micóticas pueden provocar también la caída capilar. Existe además un desorden psicológico denominado Tricotilomanía que consiste en arrancarse o frotarse continuamente el cabello como un hábito de tipo nervioso.

Razones cosméticas

Más allá del funcionamiento del organismo, algunos hábitos cotidianos y la aplicación de ciertos procedimientos cosméticos pueden alterar el ciclo crecimiento-caída en nuestro cuero cabelludo. Esto quizá no produzca la alopecia como tal pero produce que nuestro cabello sea más frágil y se disminuya su cantidad.

El lavado frecuente, la aplicación de permanentes, tintes o decoloraciones hacen que la melena se vuelva más débil y quebradiza. Además el uso de secadores, planchas para alisar y tenazas para hacer rizos, lo hacen más propenso a partirse.

También el peinado puede ser un factor detonante de la caída capilar. Colas de caballo y trenzas cosidas, es decir, todo aquello que aumente la tensión del cabello y suponga estirarlo, puede producir lo que algunos llaman alopecia por tracción. Para combatirla pudiera tomar alguno de los consejos que ofrecemos en nuestra entrada de remedios caseros contra la caída del pelo.

Publicaciones relacionadas
Tratamientos médicos para la pérdida del cabello
Diferencias entre Finasterida, Minoxidil y Ketoconazol
Café
¿Por qué ocurre eyaculación precoz? Causas más comunes
Hombre mira por la ventana
Disfunción eréctil por ansiedad: Mecanismo y soluciones