Cómo combatir la obesidad: 6 tipos de tratamiento

El objetivo de todo tratamiento para la obesidad es alcanzar y mantener un peso saludable. Este último depende de cada persona, de su género y de su altura. Para adelgazar y conservar el peso deseado, no es aconsejable concentrarse únicamente en la dieta. Lo mejor es realizar un tratamiento integral, que permita controlar los hábitos alimenticios, aumentar la cantidad de ejercicio, prestar atención a los aspectos psicológicos e incluso asesorarse con un profesional para tomar determinados medicamentos que pueden ayudar en el proceso.

Añádanos a su red social para mantenerse al día con nuestros consejos de salud:

¿Cuáles son los principales tratamientos para la obesidad?

Los tratamientos para la obesidad deben contemplar la nutrición, el ejercicio, el aspecto psicológico y en algunos casos es necesario recurrir a los fármacos o a la cirugía.

Tratamiento nutricional para adelgazar

Para deshacerse de la obesidad es fundamental realizar algunos cambios en la dieta. Es importante evitar las dietas relámpago, que solo provocan desequilibrios hormonales y no resultan útiles para mantener un peso saludable a largo plazo. Si bien no existe una dieta mágica que permite deshacerse del peso no deseado a corto plazo, la obesidad se puede tratar a través de la modificación de algunos hábitos alimenticios.

  1. Reducción de las calorías

    La clave para perder peso es reducir la ingesta de calorías. Para ello es aconsejable sustituir algunos alimentos y bebidas que pueden estar aportando calorías “vacías” a su dieta. Estos son los refrescos, el azúcar, los alimentos procesados o los que contienen harina. En su lugar, se puede optar por una alimentación natural, en base a jugos de frutas o alimentos de origen vegetal.

  2. Lograr la sensación de saciedad con alimentos que aportan pocas calorías

    Es importante aprender a incluir alimentos como la avena, los cereales, las frutas y las verduras en la dieta diaria, ya que es posible comer un mayor volumen sin incrementar demasiado las grasas o las calorías.

  3. Hacer algunas sustituciones

    Al hacer algunas sustituciones en los alimentos que se ingieren es posible perder peso sin pasar hambre y sin la ansiedad que conllevan las dietas muy reducidas en calorías. A modo de ejemplo, es aconsejable cambiar las carnes con mucha grasa por carnes magras, pescado, lentejas o pollo.

Quemar grasa con ejercicio y actividad física

El ejercicio y un aumento en la actividad física son componentes fundamentales en el tratamiento para la obesidad.

  1. Ejercicio

    Las personas que tienen sobrepeso u obesidad deben realizar al menos una actividad física de intensidad moderada al menos durante 150 minutos por semana. Esto puede incluir caminar, andar en bicicleta o nadar. A medida en que aumenta la resistencia y que mejora el estado físico se puede incrementar esta cantidad al doble.

  2. Pequeños cambios en la vida diaria

    Las personas que se ven forzadas a trabajar durante mucho tiempo sentadas, pueden realizar pequeños cambios diarios que mejorarán su estado físico. A modo de ejemplo, en lugar de tomar el elevador sería aconsejable acceder a la oficina por las escaleras (en caso de que sea posible), dejar el vehículo un poco más lejos del lugar de destino o usar una bicicleta estacionaria mientras se mira televisión.

Cambios en el comportamiento

Para realizar cambios en el comportamiento a largo plazo, algunas personas necesitan apoyarse en una terapia y esta se puede hacer a través de:

  1. Un asesoramiento por parte de un profesional

    Este asesoramiento permite tratar algunos problemas que provocan la necesidad de comer en exceso y descubrir cuáles son las causas que desencadenan los atracones o los antojos. El profesional también puede resultar de gran apoyo para tratar otras afecciones provocadas por la ansiedad, como la disfunción eréctil.

  2. Grupos de apoyo

    El hecho de encontrarse con personas que padecen los mismos problemas puede resultar útil para modificar los hábitos y para encontrar la comprensión tan necesaria frente al desafío que representa un tratamiento para adelgazar.

Bajar de peso con medicamentos

Si los métodos anteriormente mencionados no funcionan o si la persona padece de trastornos relacionados con la obesidad, como la diabetes, apnea del sueño o alta presión sanguínea, es aconsejable acudir a un médico para obtener una prescripción para algunos medicamentos que ayudarán al tratamiento. Los medicamentos que se recetan más comúnmente son el orlistat (Xenical), la fentermina y el topiramato (Qsymia), el bupropión y la naltrexona (Contrave) y liraglutida (Saxenda). Estos medicamentos se venden en su forma original o genérica, por lo que es importante conocer las diferencias entre ambos.

Cirugía contra la obesidad

En algunos casos, como por ejemplo cuando el Índice de Masa Corporal es mayor a 40 o cuando se presentan otros problemas de salud debido a la obesidad, puede aconsejarse una cirugía bariátrica  para perder peso. Esta cirugía puede ser un bypass gástrico, que reduce el tamaño del estómago, una banda gástrica laparascópica ajustable, que es una banda que se coloca en la porción superior del estómago o la derivación biliopancreática con cruce duodenal que es indicada para las personas con obesidad mórbida. De todos modos, el éxito de estas cirugías depende del compromiso de mantener los cambios en la alimentación y en el estilo de vida.

Tratamientos alternativos del sobrepeso y la obesidad

Existen algunas plantas medicinales que pueden resultar útiles en el tratamiento para la obesidad. También es posible hallar otras técnicas alternativas como:

  1. La acupuntura

    A través de la acupuntura se estimulan determinadas zonas del cuerpo con agujas para reducir la ansiedad y para eliminar la sensación de hambre.

  2. La homeopatía

    La homeopatía utiliza sustancias de la naturaleza para tratar determinadas afecciones y puede resultar útil en un tratamiento para adelgazar, ya que puede ayudar en el drenaje y en el control del impulso de comer.

  3. La auriculoterapia

    Se basa en la colocación de semillas en el lóbulo de la oreja que estimulan puntos estratégicos del organismo para controlar el hambre y eliminar la retención de líquidos, entre otras cosas.

  4. El Reiki

    El Reiki es una transferencia de energía curativa que permite la activación de los chakras, permitiendo el flujo de la energía vital. Este tratamiento puede resultar útil para aliviar la sensación de ansiedad y de frustración que se produce durante un tratamiento para adelgazar.

  5. El biomagnetismo

    El biomagnetismo identifica zonas del cuerpo llamadas meridianos, que se estimulan a través de imanes, para eliminar la sensación de hambre y para aumentar la energía física, lo que resulta benéfico para las personas que buscan bajar de peso. Algunos también utilizan esta técnica en combinación con algunos ejercicios para tratar la eyaculación precoz.

Si bien no existen estudios acerca de la eficacia de estas terapias alternativas, muchas personas las consideran útiles a la hora de bajar de peso.

En conclusión, el mejor tratamiento para adelgazar es aquel que tiene un enfoque holístico de la enfermedad. Es necesario equilibrar la dieta, el ejercicio físico y los hábitos de comportamiento para obtener resultados a largo plazo, ya que la obesidad es una afección que tiene múltiples causas.

Publicaciones relacionadas
Senior man and hair loss issue
Cómo evitar la caída de cabello con ingredientes naturales
Pareja en el parque
5 ejercicios para vencer la eyaculación precoz
shutterstock_124005592_future
Tratamientos médicos para la pérdida del cabello
150532387_ea61992d7b_b[1]
12 alternativas naturales para el Viagra
  • Obesidad En Mexico

    SBS* está indicado en el tratamiento de la obesidad y sobrepeso (con IMC mayor a 25 Kg/ m2) y mantenimiento del peso deseado, que junto con una ejercicio moderado y una nutrición balanceada se obtienen mejores resultados de hasta la pérdida de peso de 1 a 2.5 kg por semana y mejora del estilo de vida, sin causar rebote o desequilibrio fisiológico.

    Durante su tratamiento se reduce hasta un 30 % de colesterol y triglicéridos y contribuye en otros tratamientos como Hipertensión y Diabetes.